Las Eternas Resoluciones de Año Nuevo

Han transcurrido dos semanas del mes de enero, ¡Un Nuevo Año! ¿Y qué tal van tus resoluciones?  Todos los años en el furor y emoción de la despedida de año esbozamos un listado de lo que queremos hacer o lograr en el nuevo año y usualmente de esa noche no trasciende, no pasa del plan a la ejecución, por eso le llamo eternas resoluciones, porque todos los años decimos: hacer dieta, ir al gimnasio, ahorrar y tan pronto volvemos a la rutina allí quedó todo.

Photo by freestocks.org from Pexels          

Subscribe to the Blog!

Signup now and receive an email once I publish new content.

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Powered by Optin Forms

Muchas veces escucho: “ A ver que nos trae el nuevo año” . ¡¡¡Mire!!!, el nuevo año no traerá nada nuevo si usted no lo provoca, es un proceso de trabajar con usted mismo, de salir de su zona de comodidad. De lo contrario, no será un año nuevo, solo un cambio en el calendario.

Web Hosting

Aunque la mayoría de las personas hace su lista de resoluciones en Año Nuevo, la realidad es que en cualquier momento de la vida puedes detenerte y reflexionar sobre lo que quieres cambiar y cómo planificas hacerlo.  Requiere mucho más que la euforia del conteo del reloj llegando a las 12:00. En ocasiones no requiere ni que sea por la tradicional festividad, a veces los percances o situaciones de un día común te sacuden y te hace ver la necesidad de una resolución en tu vida.

Photo by Bich Tran from Pexels  

¿Qué debes tener presente?

  1. Identifica tu necesidad – ¿Qué quieres cambiar en tu vida? peso, condición física,  situación financiera, cambiar de trabajo, ser mejor persona, mudarte, estudiar. Lo que sea a lo que aspires con dicha resolución.
  2. Conoce tus limitaciones – ¿Cómo lo vas a hacer? Haciendo lo mismo como hasta ahora, no vas a obtener resultados diferentes, de manera que hay que trabajar con nuevas estrategias dirigidas al alcanzar el logro de tu resolución.
  3. El plan – Seamos realistas: “el que mucho abarca poco aprieta” como decía mi abuela. Elabora un plan real y síguelo a tu paso , pero con constancia, celebra cada pequeño logro obtenido y muévete al próximo. Si te abrumas con facilidad , trabaja sobre una sola cosa a la vez.
  4. Saborea el éxito de ese logro alcanzado, por pequeño que sea,  pero no te apartes del camino (estrategias) que te llevó a él.
  5. Trabaja en la próxima resolución.

Como podemos ver es un plan sencillo, pero que requiere de trabajo, dedicación y constancia.  Como fluya va a depender del empeño que le pongas.

¡Éxito con tu plan!

Wet~✨

 

Please follow and like us:

4 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *